FLINT Castellano

Triángulo Norte

“Jamás olvidare el día que me separé de mis padres. Era un mes de junio muy caluroso. Esa noche apenas dormí. Siempre hablaban en tono bajito para que no me enterara, pero un día escuche a mi madre decir “partimos al norte el sábado”. Fue muy doloroso.

El día que partieron, sólo llorábamos y me abrazaban, como si presintiéramos que no nos volveriamos a ver por mucho tiempo.

Hicimos votos que nuestra separación seria por un corto lapso. Me consolaban diciendo que sólo iban a conseguir trabajo para mejorar el futuro de la familia. Para que yo pudiera tener una  vida superior con oportunidades de estudio en el norte.”

Israel Marroquí es uno de los tantos adolescentes centroamericanos que forman parte del proceso migratorio internacional. No hallan alternativas para sobrevivir. Se enfrentan a una búsqueda infructuosa de oportunidades para desarrollarse. La falta de alternativas y propuestas para mejorar la calidad de vida;  no les permite integrarse a la sociedad debido en gran parte a la crisis económica de la región.

El éxodo que ocurre a lo largo de la frontera entre EEUU y México es el más grande en la historia de la humanidad. Este éxodo ha sido calificado de crisis humanitaria y las razones que lo impulsan son innumerables. Las víctimas de esta situación son muchas, entre ellas los adolescentes centroamericanos.

Los principales factores son tres:

La reunificación familiar en los EEUU. Esto ocurre porque los padres dejan a sus hijos en sus países de origen y parten en busca de mejores oportunidades económicas y un porvenir prometedor.

La falta de una educación adecuada. Esta falta de preparación resulta en la incapacidad de los padres para salvaguardar un sustento adecuado y una vida digna para sus hijos. No pueden acceder a empleos bien remunerados ni pagar una buena educación para sus hijos.

El crimen, la delincuencia organizada y la existencia de grupos armados. El poder de estos grupos es tal que en muchos lugares de estos países el estado simplemente ha colapsado. Las autoridades no tienen presencia efectiva allí y eso abre la puerta a que estos grupos violentos sean los que dominen esos territorios. No existe el estado de derecho.

“Acá la vida es peligrosa, especialmente con las pandillas. Siempre tratan de reclutarte, ya sea para vender droga, cometer asesinatos y, si eres mujer sufrir abusos sexuales, y ser utilizada como prostituta.

Cuando inicias la secundaria es cuando comienzan tus problemas. Es un constante acoso de las pandillas para que te incorpores a ellas.

Cuando se complicaba la situación, mis abuelos me mandaban a otro pueblo con algún tío o conocido.

No pude terminar mis estudios. Finalmente, mi padre vino por mí. Fue extraño el encuentro. Sabía que era mi padre pero sentía más cariño por mi abuelo.”

  Cleaning Bali a bottle at a time

Según la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR): “El número de personas que huyen de la violencia en Centroamérica ha aumentado a niveles que no se conocían desde que la región fue azotada por los conflictos armados en los años ochenta. La violencia a gran escala y la persecución a manos de grupos criminales armados ya se han convertido, junto con la pobreza y la falta de empleo, en las causas principales de los movimientos migratorios desde el Triángulo Norte. El ACNUR considera que la situación actual en Centroamérica representa una crisis de protección. Expresamos particular preocupación por el rápido aumento, entre los que huyen, de niños no acompañados y mujeres, quienes se enfrentan al reclutamiento en pandillas criminales, la violencia sexual y de género y al asesinato.”

“Adaptarme a mi nueva vida acá en Los Angeles, California, ha sido un poco difícil, pero hago lo posible para acostumbrarme.

Estoy estudiando y quiero terminar la secundaria para poder continuar con mi música. Durante todo ese tiempo en mi pueblo, la guitarra se convirtió en un escape, un refugio. En casa, mi abuelo tocaba la guitarra. Pertenecía al grupo de la iglesia donde cantaban y como la guitarra estaba siempre allí a mi alcance, un día comencé a tocar.” Leía algunos libros que te enseñan a tocar guitarra y, poco apoco, comencé a soñar con tener mi propia banda en EEUU. Hoy mi estilo es instrumental, guitarra principal o solista. Admiro mucho a Joe Satriani, Steve Vai y Yngwie Malmsteen.

Quiero ser un guitarrista famoso. Estoy trabajando duro para lograr mi sueño. Quiero  crear mi propia música, soft metal e instrumental.”

Estos jóvenes centroamericanos huyen de un verdadero infierno. Si regresan a él, fácilmente pueden morir a manos de esas maras o de la violencia en general.

FLINT Castellano

 

FLINT Reencuentros

 

FLINT Reencuentros

 

FLINT Castellano

 

FLINT Reencuentros"

 

FLINT Castellano

 

FLINT Castellano

 

FLINT Reencuentros

 

FLINT Reencuntros

 

FLINT Castellano

 

FLINT Castellano

Pablo Gato

Pablo Gato es uno de los periodistas más respetados y conocidos en los hogares de habla hispana de los Estados Unidos y América Latina. Ha cubierto guerras, desastres naturales y un sinnúmero de eventos noticiosos de relevancia mundial en más de 90 países. Sus reportajes han sido vistos diariamente por millones de televidentes y le han hecho merecedor de varios galardones, incluyendo dos premios Emmy®, cuatro nominaciones y dos Menciones de Honor por parte de la National Academy of Television Arts & Sciences de Estados Unidos.

Web: www.gatocommunications.com

Ricardo Palavecino

Ricardo is a cinematographer, videographer, and photographer with over 30 years experience; specialised in documentaries, films and commercials. Ricardo is the Editor-in-Chief of FLINT Media Americas.

Insta: @expressions_oflife

Related Content